Memorando de la DNII (fragmento)

 

Al comenzar este trabajo relativo a la organización terrorista Tupamaros se pretende confeccionar un informe historiando en forma concreta y basado en documentación obtenida por este departamento, la implantación en el Uruguay de un movimiento que actúa en el año 1962, preparándose con el objetivo de realizar en este país una acción subversiva - guerrillera, tendiente a derrocar las Instituciones Democráticas Republicanas, para sustituirlas mediante la implantación de un régimen de corte marxista leninista con tendencia maoísta. Si bien es cierto que en sus comienzos – año 1962- este movimiento fue reflejo únicamente del movimiento cubano, con el transcurso del tiempo ha sido influenciado por agentes especialmente entrenados en La Habana y Pekín.

La pauta de la importancia de este movimiento que ya ha llegado a la faz operativa, tendiente a realizar la guerrilla tipo urbana en el Uruguay nos la dan los documentos incautados que prueban sus contactos similares de Brasil, Argentina, Chile y Paraguay y por deducción con los países en los cuales actúan las autodenominadas Fuerzas o Movimientos de Liberación Nacional. Tal es así que previo a la realización de la Segunda Convención Nacional de este Movimiento, se plantea el problema por parte de su Consejo Ejecutivo, de una solicitud de combatientes para reforzar la guerrilla existente en un

determinado país latinoamericano. Para mejor ilustrar al lector, antes de exponer las actuaciones de esta Organización desde el año 1963 a la fecha, creemos conveniente referirnos a sus comienzos. En el año 1962 atendiendo al momento histórico que vivía Latinoamérica y separándose de los medios inoperantes en los cuales transitaba nuestra izquierda tradicional, surgen a una vida más activa reflejos de las guerrillas cubanas; tres grupos con las mismas raíces los cuales carecían de homogeneidad organizativa y unificación, pero con igual finalidad ideológica, teniendo como principal fin el de constituirse en organización militar llamada a ser la vanguardia de la lucha armada en el Uruguay. Estos grupos eran a saber: el de Raúl Sendic Antonaccio; el de Jorge Manera Lluveras y Julio Marenales Sáenz y por último el de Carlos Heber Mejías Collazo y Eleuterio Fernández Huidobro. Es de destacar que el regreso a nuestro país de un viaje que realizara a Cuba Carlos Heber Mejías Collazo con el fin de obtener perfeccionamiento, es que se comienza a notar cambios fundamentales en la Organización, cambios éstos que tienen la finalidad de unir a los grupos, de darles coherencia ideológica, de dotarlos de un reglamente acorde con su finalidad o sea de crear una verdadera organización revolucionaria. Dicho viaje fue realizado en el correr de 1963. Entrando en la actividad desarrollada con tintes revolucionarios, es de destacar la primera acción que fue realizada el 30 de julio de 1963, por el grupo comandado por Raúl Sendic Antonaccio, consistente en el hurto llevado a cabo contra el Club de Tiro Suizo del Departamento de Colonia, hecho este que les reporta 33 fusiles y un millar de proyectiles. A raíz de este hecho se logra ubicar y detener a veros de sus autores, no ocurriendo lo mismo con su principal Raúl Sendic, el cual desde entonces se encuentra prófugo de la Justicia, al igual que otras personas que posteriormente forman el Movimiento de Apoyo al Campesino (MAC), sabiéndose en la actualidad, que el extinto Eduardo Pinela era uno de sus principales componentes. Otro hecho que si bien hasta el presente no se tiene la certeza de que haya sido llevado a la práctica por estos grupos, es digno de destacar por su forma de operar y su resonancia en el momento, y es que tiene que ver con la actuación de los ―Comando del Hambre‖, que tuvieran su actuación con motivo de las festividades de fines de 1963, consistente en el asalto a vehículos que transportaban mercaderías comestibles, cuyo producto era repartido entre los habitantes de los llamados ―cantegriles‖.

Con fecha 30 de marzo de 1964, se produce un hecho que merece ser destacado en el pasaje de esta historia el cual nos demuestra, con la audacia y medios, que estos grupos se movilizan. El mismo tiene relación con la fuga protagonizada por Raúl Sendic Antonaccio en el Aeropuerto Ángel S. Adami (Melilla), el cual había sido trasladado hasta ese lugar procedente de Paso del Parque de Queguay (departamento de Paysandú), en una avioneta particular, a la vez que es esperado en ésta por otro integrante del grupo terrorista o sea el Ingeniero Jorge Amilcar Manera Lluveras, quien lo transporta en un coche ―Land Rover...